Prensa

FELABAN - Panel sobre regulaciones bancarias

 

Zampone: “Queremos ser facilitadores de los buenos negocios”

Lo dijo el superintendente de Entidades Financieras del BCRA, Fabián Zampone, en torno a las regulaciones del sistema bancario

Buenos Aires, 7 de noviembre de 2016 – El Superintendente de Entidades Financieras Cambiarias y Bancarias del Banco Central de la República Argentina, Fabián Zampone, aseguró hoy que desde la entidad buscan ser “facilitadores de los buenos negocios”, al tiempo que explicó que, mediante la participación en distintos encuentros internacionales, se está “reinsertando al BCRA en el mundo”.

“Queremos contarles hacia dónde vamos en la Superintendencia: queremos ser facilitadores de los buenos negocios”, indicó Zampone al auditorio de la 50° Asamblea Anual de FELABAN 2016, que se desarrolla en el hotel Hilton de esta ciudad, y marcó una diferencia en cuanto a la regulación con la administración del gobierno del Frente para la Victoria.

“Estamos yendo hacia un escenario que facilite el crecimiento del sistema financiero porque creemos que con estabilidad monetaria y seguridad jurídica generamos un clima propicio para ello. Pasamos de un control exacerbado a una supervisión con un enfoque prudencial. Queremos mejorar el sistema financiero porque Argentina debe reinsertarse en el mundo, debemos atraer capitales y nosotros estamos poniendo nuestro granito de arena porque el sistema financiero debe tener un rol protagónico”, aseveró el funcionario.

Respecto de la facilitación de los buenos negocios, Zampone, puso como ejemplo la devolución que obtuvo la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, quien se encuentra de viaje por Medio Oriente en un intento por atraer inversiones. Por eso, indicó: “Normalizamos la distribución y giros de dividendos, había expedientes de 2013 esperando ser tratados”.

En referencia a los sumarios financieros y cambiarios que llevan adelante en la Superintendencia, explicó que eran áreas “absolutamente colapsadas”. “Solo lográbamos sentencias en el 10% de los casos y era un sistema perverso porque manteníamos abiertas las causas aunque sabíamos que las íbamos a perder por la jurisprudencia imperante en los tribunales”.

Para solucionar esa realidad, Zampone comentó que se convocaron a los jueces de los fueros Penal Económico y Contencioso Administrativo. Como fruto de la reunión con los primeros se definió “la aplicación de ley penal más benigna”. 

En cuanto al fuero Contencioso Administrativo, afirmó que del encuentro con las autoridades surgieron “principios para aplicar que tienden a la transparencia y a las multas más justas, así como a actuar en tiempo real”. 

Además, “el directorio (del Central) nos pidió que avancemos con otros criterios jurisprudenciales que van a permitir dejar de lado el ‘chiquitaje’ de las causas e ir por las causas grandes que son solo el 15% del stock”.

Asimismo, aseguró que cambiaron la dinámica de trabajo tanto con la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), como con la Unidad de Información Financiera (UIF), con las que coincidieron en buscar encarar las causas con determinado enfoque para “que no se generen más nulidades en la Justicia que provocaban la muerte del expediente”.  

Por otro lado, el funcionario explicó con qué se encontraron cuando llegaron al banco el 10 de diciembre pasado, y detalló el organigrama de la entidad y el rol que cumple cada dependencia.

En ese marco, aclaró que, en materia de recursos humanos de carrera, se encontraron con profesionales de excelencia, con “expertise acabada sobre el sistema”, y que hasta son “requeridos por el Poder Judicial”, por lo que su gestión apoya “fuertemente ese escalafón” y se nombran cargos “por concurso” en cada vacante que se genera.

 

 


 

Federici abogó por un diálogo más fluido con los bancos y escuchar sus preocupaciones

 

El jefe de la Unidad de Información Financiera (UIF) quiere cambiar el enfoque de administración de riesgos que prima en la banca local.

Buenos Aires, 7 de noviembre de 2016 – El presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici, propuso hoy al sector bancario ir hacia la aplicación de un enfoque que permita reducir “la aversión irracional al riesgo que pueda comprometer la fortaleza sistémica”, y abogó por “profundizar el diálogo con la banca y tornándolo cada vez más fluido para escuchar sus preocupaciones”.

El jefe de la UIF habló así ante más de 1.700 banqueros en la 50° Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN), la reunión más importante en su tipo, que se lleva adelante este lunes y martes en el hotel Hilton de Puerto Madero.

Federici dijo que en los países de América Latina la “aversión al riesgo” suele afectar fuertemente a la productividad, trabar la inclusión financiera y en muchos casos genera exclusión por vía de la expulsión del sistema de quienes ya se encontraban bancarizados.

Y esa marginalidad -destacó el funcionario- termina ocasionando el tipo de riesgos que la regulación supuestamente apuntó a mitigar.

Al analizar el caso argentino, Federici dijo que “la aversión al riesgo se vio potenciada en años recientes por una sobrecarga regulatoria excesiva e ineficiente en manos de reguladores frecuentemente irresponsables”.

Esos reguladores, apuntó el jefe de la UIF, “distorsionaron el uso de las facultades regulatorias para satisfacer necesidades ajenas al propósito de la regulación o en algunos casos con fines persecutorios”.

Esa situación trabó la productividad, demoró la inclusión financiera y generó exclusión, creando “una demanda feroz por servicios informales que derivaron en el desarrollo de uno de los sistemas subterráneos de movimiento de fondos más sofisticados de la región”.

Si bien estas plataformas informales fueron requeridas para operaciones con dinero de fuentes lícitas, Federici confirmó que “sirvieron también como conductos de dinero proveniente del delito o destinado a actividades ilícitas, ocasionando así más riesgos para la seguridad y la integridad”.

Federici añadió que “para revertir este sistema y tener un rumbo de crecimiento y desarrollo de la formalidad, los entes reguladores y las entidades financieras deben entender tanto el contexto local como la coyuntura internacional, dado que no se puede perder de vista lo que puede impactar”.

“También debemos escuchar y entender a la banca: sus preocupaciones con respecto a la regulación y sus posibilidades y costos de cumplimiento, profundizando el diálogo y tornándolo cada vez más fluido”, expresó Federici, quien abonó la idea por acabar con la incertidumbre regulatoria. 

En ese sentido, dijo que “se debe trabajar para aclarar siempre de la manera más trasparente posible cuál es la expectativa regulatoria y hacerlo de forma coordinada entre reguladores locales como la UIF y el Banco Central de la República Argentina, para evitar crear confusiones que siembren incertidumbre”.

Por ello, como regulador en materia de prevención del lavado de activos y financiamiento del terrorismo, Federici dijo que considera importante “reordenar el marco regulatorio de manera eficiente para ser más eficaces en materia de prevención”.

“Es clave que todos entendamos que la regulación vino para quedarse y que los costos de no contar con un marco regulatorio adecuado pueden ocasionar problemas serios para el desarrollo del sector como la pérdida de su reputación y las trabas de acceso a los mercados principales”, aseguró.

Federici aclaró que “hay que entender que sin una buena regulación en materia de prevención del lavado de dinero se expone el sector a estar vulnerable a la contaminación”, y que “los problemas de integridad en una sola entidad puedan afectar de manera sistémica comprometiendo la estabilidad”.

“Las buenas intenciones a veces pueden acarrear consecuencias no deseadas, con efectos asfixiantes que provocan más daño que el problema que se pretendía resolver”, advirtió y propuso ir hacia un enfoque basado en riesgos por contraposición a lo que sería un enfoque de un mero cumplimiento formal y documental.

El enfoque indicado, dijo,  “promueve un método de trabajo más libre en el que la decisión sobre qué riesgos asumir y cómo gestionarlos recae en cabeza del banco, exigiendo a cambio como en todo ámbito de libertad un mayor grado de responsabilidad”.

Federici sostuvo que en ese escenario, el sector bancario tiene “mucho por aportar”, porque la implementación de un enfoque basado en riesgos requiere un compromiso serio con la identificación, la evaluación y el entendimiento de los riesgos que afectan al país, al sector financiero y al banco operador en particular.

Según el funcionario, “el enfoque basado en riesgos debería favorecer la toma de decisiones informada respecto a la retención o el desprendimiento de un riesgo y por lo tanto contribuir a reducir la aversión irracional”.

 


 

 

Especialistas advierten un exceso de “incertidumbre regulatoria” que perjudica al sistema bancario

Los supervisores bancarios valoraron los cambios en los marcos de regulación pero alertaron sobre la inestabilidad de los mismos

Buenos Aires, 7 de noviembre de 2016 – El secretario general de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas, Rudy Araujo, y el jefe de Sistemas Financieros y Regulación de BBVA Research, Santiago Fernández de Lis, coincidieron hoy en “valorar la adecuación de los marcos regulatorios”, pero marcaron “la necesidad de que se estabilicen para no generar distorsiones”, durante la 50° Asamblea Anual de FELABAN.

“El mundo está cambiando y es difícil pedirle al regulador que no regule. Tenemos que ir adaptando al mismo paso de los cambios la regulación, con una actitud de facilitar que el mercado funcione”, señaló Araujo después de marcar un panorama no muy alentador para la economía en la región.

En este punto, y sumado al cambio tecnológico, Araujo deseó que “ojalá que ni ustedes como banqueros ni nosotros como reguladores seamos especies en riesgo por la tecnología, ojalá podemos hacer un trabajo coordinado y mutuo en donde cada uno sepa qué rol debe desempeñar”.

Como síntesis, Araujo estimó necesario “desarrollar normas” que se ajusten para propender a la “estabilidad del sistema”.

“No estamos ciegos a la necesidad del supervisado pero estamos todos adentro de un mundo que se hace una sola pregunta: ¿qué tipo de sistema queremos?”, remató.

Por su parte, Fernández de Lis acordó con Araujo en que “el tsunami regulatorio de los últimos años tiene que estabilizarse”, porque consideró que “gran parte de los problemas de los sistemas bancarios tienen que ver con la incertidumbre regulatoria”.

“Es importante tomar una pausa, una vez que se ha hecho el grueso de la reforma. Los objetivos los compartimos todos: solvencia bancaria, reducción de riesgos y que los bancos puedan quebrar sin alterar la economía”, amplió el español.

Y añadió que “si bien se empezó con una cierta consistencia, estamos en un mundo con una regulación muy desigual. En parte es una reacción de concentrarse en su mercado doméstico y un proceso de desglobalización financiera que tiene ciertos riegos”.

Para cerrar, Fernández de Lis recordó que “si en la época de la burbuja la regulación fue más bien laxa, en la época de crisis ha sido un endurecimiento un poco negativo”. “Ese activismo regulatorio en algún momento debe pararse”, concluyó.

 

Araujo, Zampone, Federici, Fernandez de Lis y Gallardo Jiménez

Contacto de prensa:

Deiby Andrés Ramírez Vanegas
Federación Latinoamericana de Bancos FELABAN
dramirez@felaban.com
(571) 7451187
Cel 3204503897

Rubén Mattone
Asociación de Bancos de la Argentina (ABA)
rmattone@aba-argentina.com
(54-11) 4393-9764
Cel 156603-4004